5731526068_b3ce3b5474

Foto · Hija de Sastre

El barrido fotográfico es una técnica que consiste en congelar un objeto en movimiento, pero no mediante una velocidad de obturación elevada, que congelaría toda la escena, sino provocando movimiento con la cámara siguiendo al objeto lo que,  unido a una velocidad de disparo lenta, hará que el fondo aparezca movido, dando a las imágenes un dinamismo y una sensación de velocidad única.

La técnica no es nada sencilla, así que nada mejor que una serie de trucos para intentar conseguir nuestro objetivo:

  • Colocate a una distancia respetable del objeto e intenta usar un teleobjetivo. Cuanto más paralelo sea el movimiento que tengamos que hacer, mejor.
  • La velocidad de obturación es la clave para que el fondo salga movido, así que usaremos la cámara en prioridad a la velocidad o en manual. Si usamos una velocidad de disparo elevada congelaremos toda la escena y no es lo que queremos. Usaremos una velocidad lo suficientemente lenta como para desenfocar el fondo con nuestro movimiento y  lo suficientemente rápida como para congelar el objeto que seguimos. Velocidades entre 1/80 y 1/30 suelen ser buenas.
  • Enfoca en manual y bloquea el enfoque previamente en el punto por donde pasará el objeto, o usa el enfoque continuo. El enfoque automático probablemente tendrá problemas si estamos moviendo la cámara.
  • El flash puede ayudar a congelar el objeto si éste no está excesivamente lejos
  • La apertura de diafragma ha de ser más bien pequeña (diafragma abierto), así la profundidad de campo no será demasiado grande, lo que nos ayudará a desenfocar el fondo.
  • Usa un filtro de densidad neutra o intenta buscar una escena que no esté a pleno sol. Una zona que tenga mucha luz nos dificultará bajar la velocidad de disparo, fundamental para esta técnica, por lo que los días nublados, los atardeceres o los amaneceres son mejores que los muy soleados o las horas centrales del día.
  • A la hora de hacer un barrido, es importante saber a qué velocidad tenemos que mover la cámara. Para ello lo mejor es seguir al objeto en todo el recorrido y disparar justo en el momento en que pasa por el punto en el que previamente hemos enfocado. También es muy importante continuar el movimiento una vez hayamos pulsado el disparador para que la baja velocidad de exposición haga su cometido: desenfocar el fondo.
  • La mejor forma de controlar esta técnica para convertirte en todo un experto es disparar, disparar y disparar. Prueba y error serán tus mejores aliados, por lo que vete con las baterías llenas y las tarjetas vacías.

¡Suerte!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR